Más allá de la web 2.0

web 2.0

Internet es una criatura en constante evolución. Sin que apenas nos hayamos acostumbrado a la segunda versión del ciberespacio, la 3.0, o Internet de los buscadores, amenaza con desembarcar en breve. Y la 4.0 ya está en la mente de los principales gurús tecnológicos. Internet está en un limbo constante. La web 1.0 nació pero nunca llegó a ser bautizada; cuando murió llegó como un ciclón la 2.0, la web social. Tal es la velocidad que ha alcanzando su evolución, que sin ni siquiera pasar por versiones de actualización (web 2.1, 2.2…) ya está aquí la tercera pata del Ciberespacio, la web 3.0 o “web semántica”, que escucha a los usuarios. Esta web 3.0, o como la define Tim Berners-Lee (el creador de la WWW) “la Internet de los buscadores”, hará posible que los motores de búsqueda nos entiendan, nos comprendan y que trabajen en consecuencia; una web, en definitiva, intuitiva, eficaz y con grandes dotes de sentido común.

Dos de los primeros ejemplos de esta nueva versión de la Red son Quaero, el buscador europeo apadrinado por Francia, y Theseus, la razón alemana para desmarcarse de sus vecinos francófonos, dos proyectos centrados en impulsar tecnologías innovadoras relacionadas con las búsquedas y las redes avanzadas de comunicaciones. Mientras que la Administración francesa invertirá 115 millones de euros en Quaero en los próximos 5 años, la alemana hará lo propio en Theseus con 1.200 millones. 

Se trata de dos buscadores con tecnología de Procesamiento del Lenguaje Natural (NLP), capaz de interpretar las cuestiones formuladas por los usuarios para obtener los resultados más cercanos a sus requerimientos. Además, también permitirá la extracción de datos como personas, lugares o fechas de textos bibliográficos digitalizados, para que el buscador tenga respuestas exactas para todo.

También las reglas del juego comercial cambiarán diametralmente con una web más compresiva e intuitiva. Internet dejará de ser un mero catálogo de productos y servicios para pasar a entenderse con el usuario en un nuevo marco comercial. Así uno podrá buscar “quiero una casa rural a menos de 100 Km de mi ciudad, que cueste menos de 60 euros al día y donde admitan perros” y el resultado será el óptimo, sin necesidad de bucear entre los cientos de páginas inconexas que nos ofrecería un buscador convencional.

Tu opinión cuenta

Un sistema así revolucionará el mundo del e-commerce: ya no tendrá más poder el que más peso tenga en la red, si no el que ofrezca las mejores condiciones para el potencial cliente. Además, el sistema 3.0 también se encargará de analizar los resultados en función de las valoraciones de los internautas, plasmadas en sus comentarios y en los sistemas de votaciones. “Cuando todo está disponible lo importante es saber qué merece la pena y dónde está. En estos tiempos del gratis total lo valioso es el criterio de la búsqueda, esa es la premisa del éxito en el futuro” afirma Pepe Cervera, reputado gurú tecnológico español que tiene muy claro cuál es el futuro de Internet. “Para 2020 habrá con certeza redes casi ubicuas de gran capacidad y bajo precio, y los problemas de transparencia y privacidad de la información serán parte de la política cotidiana”, explica en su blog.  

Posiblemente, para entonces, la WWW se habrá quedado pequeña y habrá que expandirla hacia nuevas dimensiones físicas. Se trata de la teoría Web3D, que supone una Internet del futuro dividida en entornos virtuales 3D, algo así como los mundos paralelos del videojuego Second life . Gracias a la interconexión de estos espacios virtuales entre sí, Internet crecerá hasta límites insospechados. “Pero hay una cosa clara: la Red de dentro de 15 años se parecerá a la actual en que tendrá éxito lo que añada libertad y posibilidades a los usuarios” concluye Cervera.

Mundo

¿Cuánto durará esta web 3.0? Nadie los sabe a ciencia cierta, aunque un estudio de la empresa Radar Networks fija su periodo de vigencia entre 2010 y 2020. Más allá llegaría el momento de la web 4.0 o la WebOS, la Internet de los sistemas operativos web, donde ya podremos operar desde cualquier ordenador como si fuera el nuestro. Según uno de los cibergurús más reconocidos, Raymond Kurzweil, esta cuarta época durará también otros 10 años, hasta 2029 fecha para la cual los ordenadores tendrán la potencia de proceso equivalente a la de un cerebro humano, con lo que la inteligencia artificial cambiará la forma de entender el mundo. E Internet será un mega ordenador mundial tan grande, tan potente y tan interconectado que pondrá los pelos como escarpias de sólo pensar en su poder.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.