La disponibilidad de conexiones de banda ancha en nuestros hogares o casi en cualquier sitio gracias a la telefonía móvil nos permite a muchos optar por poder trabajar desde casa, ya se a tiempo completo o no.

teletrabajoPero esto también hace que hasta un tercio de los que toman esta opción, al menos según un estudio titulado The iPass Global Mobile Workforce Report [PDF 2,4 MB], reconozcan que se levantan en medio de la noche a comprobar el correo electrónico, que un 40 por ciento reconozca que interrumpe una reunión para responder una llamada, y que casi la mitad admitan que duermen con su teléfono inteligente a mano.

Y no sólo esto, sino que un 29 por ciento reconoce que esta obsesión por estar permanentemente conectado le ha causado problemas con sus parejas.

Así que lo mismo es cuestión de organizar mejor esta actividad laboral en remoto, tanto para que sea en efecto más productiva como para poder desconectar de ella cuando sea necesario.

Según Nellie Akalp, que está especializada en ayudar a poner en marcha pequeñas empresas, muchas de las cuales tienen sus oficinas en las casas de sus dueños, estos serían:

  • Respeta la organización de tu tiempo, y no dejes que los recados de casa y otras distracdiones interfieran en tu tiempo de trabajo, y viceversa.
  • Marca un tiempo máximo para dedicar a cada tarea, lo que te ayudará en el caso de que te estés enfrentando a alguna más aburrida o a una que te guste demasiado; fijarte estos límites e ir alternando tareas te ayudará a sacar más trabajo adelante.
  • Fíjate plazos para acabar las cosas, entre otras cosas para evitar sufrir los efectos de la Ley de Parkinson, que dice que cualquier tarea se expandirá hasta ocupar todo el tiempo que le hayas reservado.
  • Reserva horas para estar desconectado y así poder abstraerte del correo electrónico, la mensajería instantánea, Facebook, Twitter, y otras distracciones similares para sacar trabajo adelante.
  • Delimita claramente tu espacio de trabajo, a ser posible dejando un área aparte para que sea tu zona de trabajo, lo que te ayudará a ser más productivo al trabajar y también te permitirá desconectar cuando vayas a hacer otras cosas.
  • Cambia de entorno si ves que te atascas en una tarea y vete a trabajar a un café un rato o a dar una vuelta por el parque mientras le das vueltas a tus ideas.
  • Haz una auditoría de tu tiempo de vez en cuando para saber en qué se te va el tiempo y cuanto tardaste en hacer cada cosa. Esto te puede aclarar muchas cosas y ayudarte a organizarte mejor.
  • Crea listas de tareas, tanto para objetivos a largo plazo, como para lo que tengas que hacer al día, pero procura no pasarte, porque una lista de tareas interminable te desanimará antes de empezar.
  • Aprovecha tus descansos, porque son importantes para ayudarte a descomprimir y te ayudarán a rendir más mientras trabajas.

¿Te sientes un esclavo de la tecnología? ¿Tienes algún otro consejo que compartir?